1
, , ,
Por · 18 Abril, 2017, 10:33 am

El Marketing es un concepto voluble aún más con el entorno de las 2.0, en ello las nuevas tecnologías, las redes sociales y el traslado del marketing al digital, define que hoy tenemos un concepto predominante para determinar ciertas estructuras en su desarrollo y en un par de meses ese mismo innova en uno divergente.

Los consumidores cero pasivos en su ejecución, están otorgando licencias para su funcionamiento, lectura que puedes obtener gracias a métricas y hasta el engagement, los cuales te permiten entender lo que busca esa audiencia con tu marca.

Anteriormente el “Storytelling”, era esa forma de contar las historias fijando una estrategia que tenía como base un objetivo que era el hilo conductor. A modo de entendidos, fue como esos cuentos típicos de Disney que tenía su introducción, nudo y desenlace; un orden definido lleno de parámetros fantasiosos.

Ahora las reglas del juego cambiaron, la audiencia demanda experiencias vividas gracias a las marcas y que estas mismas sean replicadas para motivar a otros. Entre más natural los sucesos más fidelización, nada de guiones rigurosamente libretiados y cuenticos maquillados con sobreactuación.

El consumidor es difícil de convencer, se informa de la reputación de un producto/servicio principalmente en redes sociales y sí identifica que el enfoque de ellas es cero humanista –porque actualmente las marcas no son únicamente una imagen sino que debe tener consigo valores que en la práctica se hagan evidentes-, él las sacará de un tajo de sus predilectas y no sólo eso se encargará de hacerle eco negativo entre sus contactos a través de los medios sociales.

¿No querrás una ola de desprestigio para tu marca? Sé que la respuesta obviamente será no, por lo tanto desarrolla estrategias Inbound Marketing donde el Storydoing sea el comodín, lanzando un empujón hacia tu público objetivo a nuevas experiencias que siempre estuvo dispuesto a vivir, llevarlo a tal grado de realizarlas a través del desafío de sus propios ideales de vida.

El resultado final será motivador y muy realista. Resaltar la obra de esos héroes anónimos, esas personas tan cotidianas con las cuales se sentirá atraído tu nicho, quienes pondrán el postre sobre la cereza generando una conversación alrededor de la misma.

Esta nueva tendencia deduce una narrativa del contenido ligado a hablar con la verdad. Contar historias por las directrices del Storytelling no basta, debes ir más allá con el diseño de Branded Content que busquen logros tangibles por medio de la transmisión de valores y emociones que terminen conectando a la audiencia con la marca. Es hablar menos y hacer más, una salida que la otorga el Storydoing; pero primero un acercamiento a los dos conceptos:

Storytelling

Storydoing Storytelling

La práctica es clara, contar historias que estén vinculadas emocionalmente con la audiencia que harán más factible transmitir un mensaje en definido de forma concluyente hacia la marca.

El contenido del mensaje tiene coherencia con los valores de la marca que en paralelo atiende los mismos objetivos y preocupaciones que su público para fidelizarlo con sus productos/servicios.

En el Storytelling existe un guión previo, donde se acomoda tanto el lenguaje corporal y textual de los actores que en ese sentido son personajes ficticios que representan una realidad.

El Storytelling ha existido desde los inicios del Marketing Tradicional, planteando un ejemplo cercano en el Marketing Político, en el cual se adhiere una conexión emocional con el electorado gracias a un discurso o la fijación de un personaje (líder) con ciertas características con las que sientas familiaridad, es decir te atiborran de verborrea en vínculo de lo que deseas escuchar.

Al comprender ese concepto del cual aclaro es muy usado por muchas empresas en la actualidad durante sus campañas publicitarias, sigue resonando un cuestionamiento, cuál es la mayor prevalencia actual: “¿qué decimos (Storytelling)?” O “¿Qué hacemos (Storydoing)?”

Storydoing

Storydoing

Para resolver el enunciado anterior, hace falta plantear una diferenciación entre el Storytelling y el Storydoing, lo que termina siendo muy sencillo porque la discrepancia puntual es el protagonismo real que se le da al consumidor en el Storydoing.

Pasa del anonimato a ser el actor estelar, con reacciones certeras de su experiencia vivida con la marca. El protagonismo se le cede a la audiencia, quien es el define los contenidos en orden a las disposiciones y activación de la conversación que se viene estableciendo previamente por la marca.

La marca debe mostrar intereses genuinos para que la consolidación de esta estrategia Branded Content con inclusión de Storydoing sea exitosa. Tiene que manifestar que su único interés es satisfacer a su target en lo que han dispuesto, si bien intrínsecamente esté impulsando un llamado a la acción en búsqueda de una respuesta.

En sí, no vas a dejar de vender, sin embargo el deseo a la compra se debe desarrollar ya no de modo intuitivo sino en reciprocidad por tu atención hacia sus necesidades. En pocas palabras te terminarán compensando por ser tener valores tan humanos como ellos mismos, los intangibles son lo que conectan: las lágrimas, las risas, los enojos, todas esas sensaciones humanas que logren generar en tu audiencia son las que te ayudarán a la conversión de un lead.

Tanto el Storytelling como el Storydoing no terminan siendo conceptos alejados, sin lugar a dudas son una invención porque al final se complementan. La agilidad, estará en tus manos para hacerlas suplementarias estas prácticas, de tal manera que se alcancen los objetivos de engagement.

Comunicar las acciones de la marca diariamente tendrá un mayor impacto sobre la audiencia. Es así que ha tomado resonancia, los contenidos en formato Vlogs (videos blog) a manos de influencers representativos y los microinfluencers porque las personas quieren sentir cercanía con esas personas que usan y consumen lo que ellos compran o quieren comprar para así construirse una opinión.

El Storydoing cuenta las historias propendiendo una participación de la audiencia, le apunta a la activación de conversaciones en tiempo real donde todos los interesados interactúen y tus respuestas como marca hagan parte de un usuario más.

Por su parte el Storytelling se queda en sólo recrear una historia, subsiste esa ausencia de más. Espacio que llena el Storydoing con contenidos que ubica a personas comunes que usan la marca como los protagonistas, algo muy acertado porque son los mejores para transmitir los valores y los objetivos de la misma, de manera creíble y con un alto grado de relevancia.

Parar de hablar de nuestra marca y sus bondades desde adentro no era el camino. Como consecuencia surgió el Storydoing, la técnica en la que el target ha dejado de ser un mero espectador que recibía órdenes de qué, cómo cuándo y hacerlo; al poder que se le da para construir él su misma historia en relación a una marca con la cual tiene empatía.

Tres ventajas del Storydoing

Storytelling Storydoing

A continuación algunas razones para implementar el storydoing en la trama de una estrategia Branded Content:

  • Ahorro en costos de producción de contenido: Al escuchar a tu audiencia, te estás economizando además de dinero, la generación de contenidos que finalmente no conectaran a tu audiencia y para terminar de clavar la llaga, le harás sentir como si no existiera interés acerca de sus requerimientos. Cuando eliges a uno de tus fieles seguidores para regalarle una experiencia o aún mejor optas por la opción de algún miembro de tu nicho que realmente necesite realizarlo, ya sea por prioridad o porque pasó por un momento catastrófico en su vida; lo estás premiando y logrando tantas emociones en el producto final, ya sea un Video Marketing u otro material multimedia que la audiencia terminará amándote y recompensándote como mucho nuevos followers, reacciones y engagement, puro tráfico orgánico todo eso gracias a sólo escuchar a tu audiencia, aclarando pues que debe ser una experiencia verídica, no caigas en contenidos impostados.
  • Aumento de la credibilidad: los consumidores le creen más a la reputación, leída en foros y experiencias de consumo que a la misma empresa. Ésta se puede desgastar diciendo miles de cosas, sin embargo sí el consumidor haya pruebas de lo contrario en redes sociales, le creerán más a esas evidencia; y ¿por qué lo hacen? Porque ellos sienten más cercanía con las réplicas de otras personas igual a él. Dicho de otra manera, “las acciones hablan más que las palabras.” Cuando una persona comparte algún material en sus redes sociales haciendo mención a tu marca, le está dando valor intangible a otros usuarios para recrear una imagen, es darle directrices para que los demás tomen una decisión de compra, caso United Airlines en un solo video grabado por uno de los pasajeros se evidenció un abuso contra el cliente.
  • Fidelización de comunidades: qué mejor forma de vincular a la marca con la audiencia que siendo lo más realistas posibles, ese target sentirá una conexión tan familiar que a su vez defenderán a capa y espada contra los temidos haters. Una comunidad que se convertirá en embajadores de la marca con un alto nivel de credibilidad y legitimación.

Antes de invitarte a decirme, ¿cómo tú vincularías el Storytelling y el Storydoing en una campaña? Te muestro un caso muy de ayer, el cual se presentó mientras escribía este texto, en cuanto a lo que NO deberías hacer en una campaña llámese de Inbound Marketing o Marketing Emocional.

Para contextualizarte, Bancolombia (una entidad financiera de Colombia), durante una semana realizó una campaña de expectativa, ubicando un contador y mostrando un smartphone transparente como símbolo a través de sus perfiles en redes sociales, principalmente en Facebook y en su website. Finalmente, el 16 de abril de 2017 el secreto fue develado, lo cual terminó siendo un total fail para muchos puesto que la intención de la expectativa inicial no guardaba relación con el resultado final.

Muchos pensaron que se trataba de una innovación tecnológica que beneficiaría a los usuarios por parte de la marca, pero al parecer sólo fue un video emocional, que terminó causando un efecto negativo en la audiencia, donde la palabra “innovación” fue mal empleada porque no se miró por ningún lado. Prácticamente vendieron un guión Storytelling mal ejecutado, con un público objetivo nada claro, que subestimó a la audiencia con puras fantasías tipo PEPSI y/o Coca Cola en los ochentas.

Aquí dejo el link de los dos vídeo porque terminaron siendo dos, para que saques tus propias conclusiones: https://www.grupobancolombia.com/wps/portal/acerca-de/es-el-momento-de-todos/

Comparte esto con tus amigos
Melina

Soy Comunicadora Social – Periodista por vocación y postgrado en Administración de Empresas por elección, juntas me han permitido comprender que las dinámicas económicas son excluyentes de ahí mi necedad de actuar en política, mientras me dejo seducir por la escritura y el aguacate, mi crossfit a modo orgánico. #Ashé. Puedes visitar mi personal blog en: el digital preneur

Puede interesarte

Posts Relacionados

Déjanos tus comentarios

Crecer y mejorar es nuestro objetivo principal, por eso te invitamos a que dejes tus dudas, opiniones, sugerencias y congratulaciones.

Déjanos tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre*
Sitio web
Comentarios*